Palma de Mallorca empieza a poner freno a los alquileres ilegales, la vicepresidencia y Conselleria de Innovación, Investigación y Turismo de la mano de la Dirección General de Turismo ha empezado a sancionar a las primeras ocho inmobiliarias implicadas. El metro cuadrado en la isla es un bien muy preciado que supone un lujo para muchas personas que llegan a este lugar en busca de tranquilidad y descanso.

El gobierno de la comunidad se ha visto obligado a realizar inspecciones continuas para acabar con los fraudes de las grandes comercializadoras de viviendas turísticas. En esta primera campaña, se han realizado informes de 12 inmobiliarias y centrales de reservas, de las cuales 8 utilizaban una tipología de vivienda que estaba fuera de la normativa de alquiler turístico en la zona.

Los inspectores han encontrado 80 viviendas ilegales en edificios plurifamiliares, el modus operandi de estas empresas era compartimentar edificios para maximizar sus ingresos y minimizar el espacio disponible para cada turista. Las multas que irán desde los 6000 hasta 40000 euros, puede suponer un total de 200000 euros para cada inmobiliaria, una cantidad que supondrá un antes y un después. Muchas empresas o particulares tendrán que replantearse la forma de ofrecer viviendas turísticas a sus usuarios.