El gigante inmobiliario español, Aguirre Newman se encuentra inmerso en un proceso de reconversión.  Las próximas semanas serán decisivas para determinar el futuro de esta valiosa empresa. Su venta por parte de los accionistas principales ha significado la llegada de ofertas de todo el mundo, aunque los más interesados son las grandes consultoras americanas.

Aguirre Newman valora positiva esta apuesta internacional que se traduce en un interés creciente del sector inmobiliario español. La llegada de nuevos capitales significará el rumbo hacia un nuevo proyecto más sólido y orientado a los nuevos inversores extranjeros.

Las firmas Cushman & Wakefield, Savills y Colliers que en anteriores ocasiones se han servido del capital humano y inmobiliario de este país, parecen las más bien posicionadas para ganar la puja de Aguirre Newman. En cualquier caso, se mantendrían a sus presidentes actuales a la cabeza de la entidad, para mostrar una continuidad necesaria, así como, servirse de su capacidad de gestión y liderazgo. De este modo, la marca Aguirre Newman quedaría diluida por las siglas internacionales, pero mantendría todo tu espíritu y activos de calidad. Las empresas americanas no dudarán en dar la mejor oferta para conquistar esta perla del mercado español que se perfila como una de las más exigentes para conseguir su gestión.