Los espacios de trabajo empiezan a cobrar vida adaptándose a cada uno de sus usuarios, cada vez más, los empresarios buscan mejorar la productividad de sus empleados a través de medidas como las siguientes. Las oficinas deben tener en cuenta sus usuarios y poner en juego todas sus necesidades para poder aumentar su creatividad.

 

Las pioneras en este ámbito son compañías como Microsoft o Steelcase las cuales creen firmemente que parta poder ser más competitivas necesitan fomentar la llegada de ideas a sus empleados, la creatividad en un valor añadido en el que merece la pena invertir. Según sus estadísticas para poder desarrollar sus ideas necesitan privacidad, su lugar de trabajo tiene que estar libre de interrupciones y poseer diversos espacios para tener el tiempo necesario para pensar con tranquilidad.

 

Estás empresas han creado un total de cinco espacios que se adaptan a todos los requisitos de los trabajadores, fomentando el cooperativismo, compartir y debatir ideas es fundamental. Las mesas de trabajado tienen que estar repletas de ideas y de papeles, sin importar el orden. Además, los trabajadores pueden estar de pie o sentados, según su propia ergonomía, no la que dictamine la normativa.

 

Con estas pequeñas ideas, se desarrollan las oficinas del futuro que pretenden ser mucho más eficientes y adaptadas a cada tipo de trabajo. Atrás quedan las estancias uniformes sin personalidad, llegan las lluvias de ideas al trabajo.